A flower, la flor, 花一匁

hanaichimonme

 

(Sin intención de ofender por mi parte) Cuando el general MacArthur equiparó a los japoneses con niños de 12 años, probablemente se fijó en estampas como la que aquí muestro: un grupo de estudiantes universitarios de primero y segundo año se dividen en dos subgrupos y comienzan el conocido juego floral infantil –por lo general, de guarderías- del 花一匁 (Hana-ichi-monme). Cantando al unísono cosas como あの子が欲しい (ano-ko-ga-hoshii) y 決まった (kimatta), eligen a una persona del equipo contrario. Los dos contrincantes se la juegan al じゃんけん (Janken, el equivalente al piedra, papel o tijera), y el grupo ganador se regocija con su campeón infantil. Por supuesto, no toda la vida de los jóvenes japoneses se reduce a juegos de guardería, pero sí es cierto que cuando se reúnen en un grupo numeroso, se produce un curioso –al menos para un no japonés- proceso de infantilización comunitaria.

When being by themselves, the Japanese can be extremely mature and responsible, especially in matters related to family and work, but when it comes to informal groups and leisure, there seems to be a “Back to kindergarten” appeal. The reasons might be: the celebration of innocence and the desire of looking fresh and young, the showing of themselves as something not threatening –and therefore やさしい yasashii- and so on.
But what this group of youngsters probably don’t know is the real origin of the here shown 花一匁 game. In ancient Japan, when poor families with many children didn’t have enough income to feed them all, they sold one or more of their most beautiful daughters as in an auction. Then, in the game, here comes the buyer’s song 勝ってうれしい花一匁 katte-ureshii-hana-monme, I’m happy because I won and purchased the flower.

日本人の大学生は実際は大人であるが遊びで大勢が集まるたびに子供っぽいゲームをするのが大好きです。先日、京都の鴨川の河川敷で20人ほどの若者は2組に分かれ、花一匁という幼稚園のゲームを嬉しそうにし始めました。彼ら全員がこのゲームの起源を知っている可能性は低いだろう。昔の日本では子供が多い貧乏な両親が花一匁を売る代わりに一番美しい娘を競売にかけました。ゲームで「あの子が欲しい」というかけあいの後で、最後に、買手さんは「勝ってうれしい花一匁」と言うのです。

Molière in Japan

moliere03

 

El otro día fui a ver Molière y por unas horas olvidé que me encontraba en el Japón del siglo XXI. Ni siquiera los subtítulos en japonés, que volaban a la velocidad de las ácidas frases en francés del dramaturgo, me recordaban mi lejanía en el tiempo y en el espacio respecto de los personajes de la obra. El teatro dentro del teatro que se mezcla con la vida es el leit motiv principal del logrado y colorido filme de Laurent Tirard.
La época, la Francia del siglo XVII; los personajes, una rancia aristocracia ocupada en pulir sus títulos y perseguir damiselas; Molière-Tartufo, un intruso entre los nobles que muestra sus bajezas pero también su humanidad. El mundo del teatro –o el gran teatro del mundo, como diría Calderón de la Barca, contemporáneo de Moliere- nos permite dibujar la realidad en un escenario y reírnos de nosotros mismos.

Molière is depicted in the movie as a successful but poor playwright whose intelligence and genius helps him to obtain the noblemen’s favour -including the king of France- as long as he makes them laugh. But at the same time, he is a tormented author forced to create “light” comical pieces when he actually aspires to write tragedies or “real theatre”. His spleen is only forgotten by an amount of amorous and hilarious adventures that feed his own literary repertoire. But when they are gone, the misery comes back to his mind. Eventually, his success will allow him to do as he pleases.

モリエールという映画を見に行った時に、17世紀の人物の早い会話を日本語の字幕で読み始めたと思うと、もう消えてしまった。しかし、フランスの劇作家の考え方と時代の価値観をよく理解出来る。モリエールさんは人間の理由を上手に見せてくれる。上流社会でも下層階級の人でも、生活の中で恋と夢を本能的に捜し求めている。しかし、家族と社会は前者二つを自由に選ばせない。人が成功と幸をつかむためには交渉しかない。

Blog de WordPress.com.

estudiosdeliteratura

Just another WordPress.com site

El blog de De la Vega

Cine, teatro y literatura

Habaneceres

Literatura, opinión y otros habaneceres, porque habanecer es una perspectiva, un estado de ánimo, un vicio de la memoria