さんかく Sankaku Triángulo

sankaku

Si coges Lolita, Atracción fatal, y le añades un poco de la edulcorada sociedad japonesa actual, te sale esta pequeña obra maestra que es さんかく(Sankaku, triángulo).
La aburrida vida de la joven pareja de Momose y Kayo se pone patas arriba a la llegada la casa de la adolescente hermana de Kayo, Momo Chan. Lo inevitable, el enamoramiento del ex-chico duro de barrio -ahora mediocre vendedor de tienda obsesionado con los coches custum- de la espontánea y deliciosa Momo, sucede aparentemente de forma natural, aunque luego averiguamos que no es así, que nada es lo que parece. Las miradas y los silencios, tan comunes en los filmes japoneses, aquí se suceden a ráfagas en la cárcel-paraíso que supone el pequeño apartamento y la habitación donde los tres duermen. La estructura de la película es de un acierto total, todo queda perfectamente atado, y, como en una versión asiática del Deus ex machina, karma y darma -lo que haces para bien o para mal acabará sucediéndote a ti-, cada personaje tiene su propia culpa y al mismo tiempo su tragedia personal. El personaje más complejo es el de la niña, Momo chan: uno de los temas que sortea la película es el de la responsabilidad, el de la culpa. En una de las escenas finales de la peli, Momose le dice a la chica: あなた、子供じゃないよ。(Anata, kodomo yanai yo, tú ya no eres ninguna niña); ella responde: 子供だし。(Kodomo da shi, sí que lo soy); y con ello justifica sus actos. Creo que el director Keisuke Yoshida –en su anterior y no tan lograda pero divertida Café Isobe también explora la mente de una adolescente- quiere indagar en la idea de que la minoría de edad legal no exime de razonamiento y responsabilidad, y que debemos pagar por nuestros actos. El personaje de Kayo, la hermana mayor, es la que acaba provocando en la audiencia el mayor brote empático, la única tal vez realmente enamorada de los tres, y siempre dispuesta a perdonar. Otros aspectos poco conocidos –en el extranjero- de la sociedad japonesa, como los 痴漢 (chikan, manoseadores), los inescrupulosos vendedores japoneses, la relación 先輩―後輩 (sempai-kouhai, compañero de trabajo veterano, empleado nuevo) e incluso las peculiares formas del acoso ストーカー (del inglés stalker), también se muestran a la perfección en el filme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

estudiosdeliteratura

Just another WordPress.com site

El blog de De la Vega

(English and Spanish)

Habaneceres

Literatura, opinión y otros habaneceres, porque habanecer es una perspectiva, un estado de ánimo, un vicio de la memoria

A %d blogueros les gusta esto: