Bergman y Sweet Rain 死神の精度

En 1957, Max Von Sydow interpretaba a un caballero medieval que volvía de las cruzadas a su tierra natal, Suecia, y libraba una larga partida de ajedrez con una muerte personificada en un bergmaniano y oscuro personaje. Ahora estamos en Tokyo, Japón, en una actualidad que se expande tres generaciones, correspondientes a las tres historias de Sweet dreams 死神の精度。Basada en el libro homónimo –con un título tan horrendamente traducido al inglés como el de la película- de Isaka Kotaro, el personaje del mensajero de la muerte se multiplica, como dando cabida al mito dentro del sistema de espíritus shintoístas japoneses; y un humanizado y かっこいい Kaneshiro Takeshi irrumpe en los últimos días de la vida de una OL, una yakuza y una anciana japoneses.

El unamuniano perro que habla, la lluvia que no cesa y los guantes blancos que humanizan a los dioses de la muerte le terminan de dar el toque fantástico a una película que para ser japonesa no está nada mal. Me quedo con los cambios de época, la música y el intercambio de frases finales entre 千葉さん y la おばあちゃん: “La muerte no es algo especial, sino algo necesario” (死は特別じゃなくて大切なことです)(he preferido traducir 大切 como “necesario” porque creo que encaja mejor en el contexto)

 

Aquí está el link del trailer

 

http://www.youtube.com/watch?v=ICqAwj1nV3I

 

De nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

estudiosdeliteratura

Just another WordPress.com site

El blog de De la Vega

(English and Spanish)

Habaneceres

Literatura, opinión y otros habaneceres, porque habanecer es una perspectiva, un estado de ánimo, un vicio de la memoria

A %d blogueros les gusta esto: