Muai Thai

Por muy civilizados que estemos, siempre nos acaba saliendo una vena violenta en determinadas circunstancias. Es como si el cuerpo nos recordara nuestros orígenes homínidos de caza y lucha, especialmente al género masculino, macho, varón, seductor y peleón.

De hecho, la sociedad parece haber evolucionado más rápidamente que nuestros cuerpos, y de ahí los problemas de estrés por esa imposibilidad de desahogar el exceso de tensión mediante la lucha, el movimiento, etc. Sin embargo, yo he encontrado la receta perfecta, el thai boxing: siempre y cuando seas tú el único que golpea, claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

estudiosdeliteratura

Just another WordPress.com site

El blog de De la Vega

(English and Spanish)

Habaneceres

Literatura, opinión y otros habaneceres, porque habanecer es una perspectiva, un estado de ánimo, un vicio de la memoria

A %d blogueros les gusta esto: